Yerba mate

Español’s Docs Beginner Yerba mate

This is a legend of yerba mate. All copyright is waived.

Yerba mate

Una leyenda de los guaraní del Paraguay

 

Había una vez dos diosas guaraníes. Ellas bajaron del cielo al bosque de los guaraníes. Las diosas tomaron forma de dos muchachas guaraníes para que nadie las reconociera. Una era la diosa de la luna, Yací y la otra era la diosa de las nubes, Araí. En el bosque de los guaraní había muchas orquídeas bonitas. A las diosas les gustaba admirar las orquídeas bonitas y caminar por el bosque.

 

En el bosque había un jaguar. Las diosas vieron el jaguar y tuvieron miedo. El miedo era tanto que olvidaron cambiar su forma a diosas y así escapar. El jaguar iba a saltar hacia las diosas para devorarlas. Había una cazadora guaraní detrás de un árbol. Tenía su arco y su flecha. Cuando vio el jaguar saltar hacia las diosas, la cazadora guaraní disparó su flecha y la clavó en el corazón del jaguar. El jaguar cayó y murió.

 

Al ver las muchachas indefensas, la cazadora les ofreció  la hospitalidad de su casa. Las diosas aceptaron y fueron con la cazadora. La cazadora les presentó a su mamá y papá. Les dieron comida y unas camas para dormir. En la mañana, la cazadora y sus padres se despertaron pero las muchachas no estaban en sus camas. Alrededor de la casa había una planta con hojas verdes oscuras y flores pequeñas y blancas. De repente apareció una luz y la familia reconoció la figura como una de las muchachas. Les dijo:

-Yo soy Yací, la diosa de la luna. Gracias por su hospitalidad. Les doy un regalo. La planta que ven alrededor de su casa se llama yerba mate. Tomen sus hojas. De sus hojas preparen un té. El té es un símbolo de amistad y es bueno para la salud.

 

Yací miró a la hija cazadora y le dijo:

-Gracias por salvarme la vida y la vida de Araí, la diosa de las nubes. Te doy el regalo de ser diosa de la planta yerba mate. Ahora te llamarán Caá Yarí, cuidadora de la yerba mate.

 

Yací les mostró cómo preparar el té y todos tomaron el primer mate para simbolizar su amistad.