Las vacas de Tío Conejo

Español’s Docs Intermediate Las vacas de Tío Conejo

 Cuento popular venezolano.

Había una vez un conejo que se llamaba Tío Conejo.

Tío Conejo vivía en los Andes venezolanos.

Un día Tío Conejo estaba descansando tranquilamente al pie de una colina.

De repente, un tigre apareció. El tigre se llamaba Tío Tigre.

Tío Tigre tenía mucha hambre y quería comerse a Tío Conejo.

Tío Conejo abrió los ojos y vio a Tío Tigre.

Tío Conejo sabía que Tío Tigre tenía hambre y que quería comérselo.

Pero Tío Conejo era un conejito muy astuto.

Tío Conejo se levantó y enfrentó a Tío Tigre.

Tío Tigre le dijo: “¡Tío Conejo! ¡Te atrapé! ¡Voy a comerte!”

Tío Conejo le dijo: “¡Tío Tigre! ¿Vas a comerme? Pero…Pero…¡Yo soy muy flaco! ¡Mírame! Soy muy flaquito. Soy un conejito flaquito.

Tío Tigre miró a Tío Conejo. Lo miró con mucha atención. “Tío Conejo tiene razón” pensó Tío Tigre. “¡Tío Conejo es muy flaco! ¡Flaquito, flaquito!”

Tío Conejo vio que había unas piedras muy grandes arriba en la colina.

Tío Conejo pensó en un plan.

-“¡Tío Tigre! Mira, arriba en la colina hay muchas vacas. Yo tengo muchas vaquitas gorditas. Puedo darte una. Mis vaquitas son gorditas y yo soy un conejito muy flaquito.”

Tío Tigre aceptó porque prefería comerse una vaquita gordita que un conejito flaquito.

Tío Conejo se puso muy contento y le dijo a Tío Tigre “¡Espérame aquí!” y subió a la colina.

Tío Tigre se quedó esperando abajo, al pie de la colina.

Ahora Tío Conejo estaba arriba en la colina y le gritó a Tío Tigre:

-“¡Tío Tigre! ¡Abre los brazos! ¡Ahí va una vaquita gordita!”

Tío Tigre abrió los brazos y esperó.

Tío Conejo empujó una piedra muy grande y muy pesada.

Tío Conejo la empujó.

La piedra era enorme y muy pesada pero Tío Conejo la empujó con mucha fuerza.

Tío Tigre esperaba abajo pensando en la vaquita gordita que iba a comerse.

Tío Tigre tenía tanta hambre y estaba tan entusiasmado que no vio la enorme piedra que lo aplastó.

Tío Conejo se puso muy contento y huyó saltando alegremente.