La sopa

Español’s Docs Beginner La sopa

Una vez, hay un niño. Se llama Casper. Es gordito y tiene las mejillas rojas. Él come sopa todos los días.

Un día, la madre trae la sopa para comer y el niño dice: “¡No! Yo no quiero la sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco!”

El segundo día, el niño es un poco menos gordito. Él es un poco más delgado. La madre trae la sopa y el niño dice: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no comer sopa, qué asco! ”

El tercer día, el niño es un poco menos gordito. Él es un poco más delgado. No tiene las mejillas rojas. La madre trae la sopa y el niño dice: “¡No! Yo no quieroo sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco!”

El cuarto día, el niño es flaco. Está enfermo. La madre trae la sopa y el niño dice: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa! ”

¡El quinto día, el niño es muy, muy delgado y está muy, muy enfermo! La madre trae la sopa y el niño dice: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco la sopa!”

El sexto día, la madre no trae sopa. El niño no come sopa. No come sopa porque está muerto.

La Sopa (past tense version)

Érase una vez, había  un niño. Se llamaba Casper. Era gordito y tenía las mejillas rojas. Él comía sopa todos los días.

 

Un día, la madre le trajo la sopa para comer y el niño dijo: “¡No! Yo no quiero la sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco!”

 

El segundo día, el niño era un poco menos gordito. Él era un poco más delgado. La madre le trajo la sopa y el niño dijo: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no comer sopa, qué asco! ”

 

El tercer día, el niño era un poco menos gordito. Él era un poco más delgado. No tenía las mejillas rojas. La madre le trajo la sopa y el niño dijo: “¡No! Yo no quieroo sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco!”

 

El cuarto día, el niño era flaco. Era enfermo. La madre le trajo la sopa y el niño dijo: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa!”

 

¡El quinto día, el niño era muy, muy delgado y estaba muy, muy enfermo! La madre le trajo la sopa y el niño dijo: “¡No! Yo no quiero sopa. ¡No, no, no, no quiero comer sopa, qué asco la sopa!”

 

El sexto día, la madre no le trajo sopa. El niño no comió sopa. No comió sopa porque estaba muerto.