La leyenda de San Martín

Español’s Docs Beginner La leyenda de San Martín

San Martín

Había una vez un hombre llamado Martín. De hecho, todo el mundo lo llamaba San Martín. Martín era un hombre generoso. También era un soldado romano. Martín daba comida a las personas que tenían hambre. Todo el mundo decía: “Martín es un buen hombre! Es un santo! “

Un día, hacía mucho frío. Estaba nevando. Había un hombre pobre en el pueblo. Era tan pobre que no tenía nada. No tenía para comer. Pasaba hambre. No tenía una casa. Estaba afuera en el frío y en la nieve. Era un mendigo, un hombre muy pobre.

Caminaba por el pueblo y decía: “Por favor, un poco de dinero”. Pero los habitantes del pueblo no conocían al pobre hombre y no le daban nada.

Martín pasaba por el pueblo y vio al pobre hombre. Martín era generoso, pero no era rico. Martín no tenía dinero. Solo  tenía una espada y una capa porque era un soldado. Quería ayudar al mendigo. Entonces tuvo una idea. Martín tomó su espada y su capa. Con la espada, cortó su capa por la mitad. Entregó parte de la capa al pobre hombre para que tuviera calor.El pobre hombre estaba sorprendido. Él dijo: “¡Muchas gracias, usted es un santo! “

Más tarde, la iglesia estaba buscando a un obispo. Todo el mundo amaba a Martín. Todo el mundo quería que Martín fuera el obispo. Pero Martín dijo “No” … no quería ser obispo. Salió corriendo del pueblo. Corrió a una granja para esconderse. En la granja había muchos animales. Los animales vieron a Martín entrar en la granja para esconderse y gritaron: “¡MARTIN ESTÁ AQUÍ!”

Todo el mundo llegó a la granja y gritó: “Por favor Martín, sea el obispo”. Entonces Martín aceptó, dijo: “Sí”. Martín fue un muy buen obispo. Fue tan bueno que fue llamado “San Martín”.

El once de noviembre, los niños de Europa celebran el día de San Martín.