La Leyenda de la poinsettia

Español’s Docs Intermediate La Leyenda de la poinsettia

 

Hace mucho tiempo, había una chica llamada María y su pequeño hermano Pablo. Eran muy pobres pero siempre esperaban la fiesta de Navidad.

Todos los años, en la iglesia del pueblo se preparaba un gran pesebre. También los días previos a la Navidad, en el pueblo había muchos desfiles y había muchas fiestas. El pueblo siempre se llenaba de desfiles y fiestas. A los dos niños les encantaba la Navidad, pero siempre se entristecían porque no tenían dinero para comprar regalos. Sobre todo los dos deseaban ofrecerle algo a la iglesia para el Niño Jesús. Pero no tenían nada porque eran muy pobres. Estaban tristes porque no podían dar un regalo al Niño Jesús en la iglesia.

Una noche de Navidad, María y Pablo caminaron hacia la iglesia para asistir al servicio. En el camino, vieron algunas hierbas que crecían a lo largo de la orilla del camino. Decidieron cortar las hierbas y ofrecerlas como regalo al Niño Jesús en el pesebre. No tenían nada mejor para regalarle. Entonces cortaron las hierbas a lo largo de la orilla del camino.

Cuando llegaron con las hierbas en la iglesia, los otros niños se burlaron de ellos. Se burlaron porque sólo tenían hierbas como regalo para Jesús. Aunque los otros niños se burlaron de ellos cuando llegaron con su humilde regalo, María y Pablo no dijeron nada porque sabían que habían dado lo que mejor podían ofrecer. En cambio, ordenaron con cuidado las hierbas por el pesebre. Se dedicaron con mucho esmero a colocar prolijamente las plantas verdes alrededor del pesebre.

Fue entonces que sucedió el milagro: los extremos de cada hoja verde se fueron convirtiendo en brillantes pétalos rojos. Pronto el pesebre quedó rodeado de hermosas flores en forma de estrella. Todos los que lo vieron estaban seguros de estar presenciando un milagro de Navidad ante sus propios ojos.

A partir de ese día, esas flores rojas brillantes se conocieron como las “Flores de Nochebuena” y nunca dejaron de florecer para cada Navidad.

Esta flor roja con forma de estrella fue bautizada “Poinsettia” en honor del primer embajador de Mexico, Joel Roberts Poinsett. Y las leyendas relacionadas con esta hermosa flor navideña, también son mexicanas.